Pesadillas cibernéticas: Los errores más frecuentes de la web

2663111-main_imageDesde que apareció internet por primera vez, a finales de los años 80, el mundo de las páginas web ha evolucionado a una velocidad de vértigo. Nadie recuerda ya las sencillas páginas hechas con procesador Word, que apenas contenían texto, algún enlace y, en ocasiones, una imagen. Pero la mayor complejidad de las páginas web también acarrea problemas, y cometer errores, o bugs, al programar webs, es cada vez más fácil. Estos son algunos de los errores más frecuentes que cometen los desarrolladores web.

  • Elegir una base de datos demasiado pequeña. Casi todas las empresas e iniciativas son pequeñas en sus inicios, pero muchas crecen a velocidad vertiginosa. Elegir una base de datos lo suficientemente grande ya desde el principio es la mejor forma de evitar a medio plazo una engorrosa migración a otra servidor; o peor, quedarse sin espacio y dinero para la migración.
  • No optimizar el uso de ancho de banda. Hay muchos trucos para conseguirlo: minificar todo el JavaScript o el CSS, optimización del tamaño y la resolución de las imágenes, compresión del HTTP desde el servidor… Se trata de pequeñas acciones, pero importantes para evitar largas esperas en descargas o simplemente en navegación.
  • No desarrollar diferentes tamaños de pantalla. En un momento en el que cada vez más usuarios acceden a la web desde su teléfono móvil, todos los sitios webs que se consideren interactivos deberían tener contar con varios tamaños de pantalla, para habilitar el acceso desde diferentes dispositivos.
  • Incompatibilidad entre navegadores. El 90% de los navegadores, aunque conozcan Firefox, Chrome e Internet Explorer, sólo usan uno de ellos durante el desarrollo de un sitio web, y es una práctica común evaluar la compatibilidad con los otros navegadores sólo después de haber acabado todo el proceso de desarrollo web. Esto es una buena idea… si se cuenta con tiempo y recursos ilimitados para corregirlo.